Ingresos que las mujeres reinvierten en sus familias y comunidades (comparado con 30% a 40% para los hombres). Aunque las mujeres representan el 66% de la fuerza de trabajo mundial, perciben tan solo el 10% de los ingresos mundiales. La educación continua ayuda a cerrar esta brecha.